NEW NEWS NO GOODS

En el parlamento de Madrid persiguen a criminales que no existen en Catalunya por la prohibición y condena del castellano en calles y colegios. En las elecciones de Andalucía no se habla de los ciudadanos implicados, sino de Catalunya y de cómo reducir y esposar a una región que, atacada, opta y sondea un divorcio. En la asamblea de Extremadura se impele a votar la aplicación de correas más cortantes en Catalunya, resumidas en 155 hebillas de presión. No se intenta querer al que se quiere ir, se le apedrea por quejarse de las pedradas.
Las cortinas de humo en 2019 son del tamaño y textura de las del Teatre Liceu por lo menos, por poner algo de tierra nuestra por medio.
Hoy en día las manadas han cambiado de significado y ya no protegen a los débiles; los fuertes, en grupo, denigran y someten a las que podrían ser sus hermanas, primas o compañeras queridas. Hasta resulta casi gratis arrebatar y arruinar vidas, por más tiernas que sean. Pero eso sí, sin mucho espacio a la defensa, se recurre a la cárcel con quien pretende marcar el territorio de otro macho, torpeza obliga, pero siempre ley en mano.
Emigrar, sobrevivir y buscar una vida mejor parece que ya no se lleva y nos lleva por la calle de la a(mar)gura. El mar no deja de tragar lágrimas y acoger cuerpos sin patria.
En Venezuela, su dirigente declara “haber viajado al futuro y haber vuelto. Que todo saldrá bien en el país”. Además de otro señor en el mismo país que se declara presidente de sus compatriotas por sí mismo. Mientras, en un país gigante que no dejan de engrandecer, hacen ‘el indio’ como lo fueron hace más de 200 años sus primeros habitantes, pero con intereses do(lares)bles.
Casi que vamos a pedirle al líder caribeño que vuelva a subir en el Delorian para ver cómo termina el culebrón en España, porque hay cuatro barras que les va de maravilla para emborrachar al que (ve)bebe lo primero que le enseñan.
… Aunque estando el vehículo del tiempo aparcado en los estados más unidos, no sé cómo rebasará los muros que la marioneta loca del flequillo levanta contra el mundo, porque cree que el ombligo, en cursiva, mayúscula y negrita (sin negritos) del universo, se compone de cuarenta y ocho estrellas.
Y hasta aquí la “fatualidad”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s